lunes, 23 de abril de 2012

23-27 ABRIL. SEMANA CULTURAL

LUNES 23:
* 9,30-14 Taller de globos; 4º, 5º y 6º de Primaria.
* 12-13 Visita al Jardín Nazarí; 1º de Primaria.

MARTES 24:
* 12-13 Cuentos musicales; Infantil y Primer Ciclo.
* 13-14 Cuentos musicales, 2º y 3º Ciclo de Primaria.
* 12-13 Visita al Jardín Nazarí; 3º de Primaria.

MIÉRCOLES 25:
* 9,30-10,30 Presentación del libro "Bichos y bichejos".
Infantil 5 años y 1º Ciclo de Primaria.
* 10,30-11,30 Presentación del libro "Bichos y bichejos".
2º Ciclo de Primaria.
* 12-13 Visita al Jardín Nazarí. 4º de Primaria

JUEVES 26 Y VIERNES 27 - TALLERES: 12 a 14 - En el centro.
* Infantil: Estampación de pintura, maquillaje y juegos tradicionales.
* Primer Ciclo Primaria: Imanes, marcapáginas, fichas sobre "La Pepa".
* Segundo Ciclo Primaria: Marcapáginas e imanes, póster gigante y minilibros,
mapas históricos y educación.
* Tercer Ciclo Primaria: Power Point, marcapáginas e imanes, coeducación.
* ESO: Cineforum, baúl de palabras perdidas, coeducación.

JUEVES 26:
* 9,30-10,30 Visita al Jardín Nazarí. 5º de Primaria.
* 10,30-11,30 Visita al Jardín Nazarí. 6º A y 6º B de Primaria.
* 17,30 Homenaje a Federico García Lorca en la Casa de la Cultura.
Alumnos de 3º y 6º. Poesía y teatro.

domingo, 22 de abril de 2012

25 de abril. Presentación del libro: "Bichos y bichejos"







CONCHI GONZÁLEZ junto con ERIC CARRIÓN han sacado a la luz su nueva obra: BICHOS Y BICHEJOS. Como dice la psinopsis del libro: "Bichos y bichejos es sin duda una de esas obras en las que los autores han sabido dar vida y personalidad propia a unos simpáticos "personajes", a la vez que, en una ingeniosa carambola literaria, han conseguido enviar un mensaje sobre la protección del medio ambiente y el amor a la naturaleza, y todo ello redactado en un sencillo y tierno lenguaje.




En este enlace podéis visitar el Blog de Conchi con sus otras publicaciones:


Cuentos para peques.

23 de abril Día Internacional del Libro

El 23 de abril es un día simbólico para la literatura mundial ya que ese día en 1616 fallecieron reconocidos autores como Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega (Gómez Suarez de Figueroa).
El escritor valenciano Vicente Clavel Andrés fue el primero que propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, donde se aprueba en marzo de 1925, que se celebrara en octubre de cada año, en la fecha del nacimiento de Cervantes, la Fiesta del Libro Español. Poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro. En España se toma en cuenta esta fecha para la entrega anual de los Premios Cervantes, el mayor galardón otorgado a los autores hispanos.
La Conferencia General de la UNESCO, celebrada en París en 1995, decidió rendir un homenaje universal a los libros y autores en esta fecha, alentando a todos, y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las contribuciones de aquellos que han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad. Se creó así el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, así como el Premio UNESCO de Literatura Infantil y Juvenil Pro de la Tolerancia.
Este año, además, el «Index Translationum» celebrará su 80° aniversario. El Index Translationum es un repertorio de obras traducidas en todo el mundo, una bibliografía internacional de traducciones, un instrumento que permite inventariar las traducciones publicadas a nivel mundial.





MANIFIESTO 2012. "La lectura: Un sinónimo de felicidad"

Fernando Ortiz


Sí, he dicho en el título felicidad, esa palabra que, según el diccionario, tiene dos acepciones. La primera, "estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien" y, la segunda, "satisfacción, gusto, contento". Y a las dos conviene el disfrute de la lectura, como todos los aficionados a ella saben e ignoran los iletrados. Éstos creen que detrás de esa palabra, felicidad, se esconde al menos el parto de los montes, las huríes del profeta y el cuponazo. Y, al fin, resulta que, como todo lo humano, la felicidad es algo más modesto y hecho a la medida del hombre. La felicidad puede representarse, por ejemplo, en la luz de la mesilla de noche encendida y, sobre ésta, el libro que estamos leyendo y que, casi desde el principio, nos depara tanto placer que ya andamos temiendo su final.
Porque siempre es poco y no mensurable con el reloj el tiempo Dice Valéry Larbaud en su ensayo Ese vicio impune, la lectura: "La lectura es una especie de vicio, semejante a los hábitos a los que volvemos con un sentimiento vivo de placer, en los que nos refugiamos y aislamos, y que nos consuelan y guardan una oportunidad de revancha de nuestros pequeños sinsabores". Y añado yo que este hábito resulta aún más gustoso si lo formamos en la niñez, época en la que el lector es más activo ante el libro. Así el niño que lee La Isla del Tesoro, lee también su propia obra en colaboración con Stevenson, pues la ha enriquecido con sus experiencias, sentimientos y ensueños, añadiéndole aventuras, episodios y personajes de su propia invención. Y ese mismo lector, cuando abandone la niñez y abra otra vez las viejas páginas de La Isla del Tesoro, volverá a percibir, junto al inagotable tesoro del mundo maravilloso que allí se encierra, el violento perfume de la infancia abolida y ahora recuperada como por arte de encantamiento. que se dedica a algo que nos produce goce.

martes, 3 de abril de 2012

2 DE ABRIL DÍA INTERNACIONAL DEL LIBRO INFANTIL


Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, celebramos el Día Internacional del Libro Infantil con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.
Este año el manifiesto ha corrido a cargo de Poeta y narrador infantil Francisco Hinojosa.


Os invitamos a que disfrutéis de su interesante lectura.

HABIA UNA VEZ UN CUENTO QUE CONTABA EL MUNDO ENTERO

Había una vez un cuento que contaba el mundo entero. Ese cuento en realidad no era uno solo, sino muchos más que empezaron a poblar el mundo con sus historias de niñas desobedientes y lobos seductores, de zapatillas de cristal y príncipes enamorados, de gatos ingeniosos y soldaditos de plomo, de gigantes bonachones y fábricas de chocolate.

Lo poblaron de palabras, de inteligencia, de imágenes, de personajes extraordinarios. Le permitieron reír, asombrarse, convivir. Lo cargaron de significados. Y desde entonces esos cuentos han continuado multiplicándose para decirnos mil y una veces “Había una vez un cuento que contaba el mundo entero…”
Al leer, al contar o al escuchar cuentos estamos ejercitando la imaginación, como si fuera necesario darle entrenamiento para mantenerla en forma. Algún día, seguramente sin que lo sepamos, una de esas historias acudirá a nuestras vidas para ofrecernos soluciones creativas a los obstáculos que se nos presenten en el camino.
Al leer, al contar o al escuchar cuentos en voz alta también estamos repitiendo un ritual muy antiguo que ha cumplido un papel fundamental en la historia de la civilización: hacer comunidad Alrededor de esos cuentos se han reunido las culturas, las épocas y las generaciones para decirnos que somos uno solo los japoneses, los alemanes y los mexicanos; aquellos que vivieron en el siglo XVII y nosotros que leemos un cuento en internet; los abuelos, los padres y los hijos. Los cuentos nos llenan por igual a los seres humanos, a pesar de nuestras enormes diferencias, porque todos somos, en el fondo, sus protagonistas.
Al contrario de los organismos vivos, que nacen, se reproducen y mueren, los cuentos, que surgen colmados de fertilidad, pueden ser inmortales. En especial aquellos de tradición popular que se adecúan a las circunstancias al contexto del presente en el que son contados o reescritos. Se trata de cuentos que, al reproducirlos o escucharlos os convierten en sus coautores.
Y había una vez, también, un país lleno de mitos, cuentos y leyendas que viajaron por siglos, de
boca en boca, para exhibir su idea de la creación, para narrar su historia, para ofrecer su riqueza cultural, para excitar la curiosidad y llenar de sonrisas los labios. Era también un país en el que pocos de sus pobladores tenían acceso a los libros. Pero esa es una historia que ya ha empezado a cambiar. Hoy los cuentos están llegando cada vez más a rincones apartados de mi país, México. Y al encontrarse con sus lectores están cumpliendo con su papel de hacer comunidad, hacer familia y hacer individuos con mayor posibilidad de ser felices.